Name:
Location: Managua, Nicaragua

Monday, November 21, 2005


El domingo 20 de noviembre, los medios de comunicación le dieron cobertura a una noticia de asesinato y violación en Tipitapa. El caso era acerca de una mujer de 70 años de edad que fue brutalmente golpeada, violada y asesinada. A la víctima además de haber sufrido toda ese ataque, que supongo para ella fue interminable, después de muerta también le violentaron sus derechos. Ya ni los muertos se salvan de los medios de comunicación; enfocaron la cara de la mujer que se encontraba muerta, acostada en su cama, con las visibles huellas de maltrato en su rostro, su cara cubierta de insectos y una manta azul que le cubría de la cintura para abajo.
Es indispensable que nosotros los nicaragüenses tengamos claros cuáles son nuestros derechos y responsabilidades, para que situaciones como estas sean evitadas.
Con respecto a los asesinos y violadores, la gente suele decir que son enfermos "mentales" y o psicópatas sexuales. Sin embargo, creo que también existen violadores y asesinos que no lo son. Tenemos la pornografía masiva en el mercado con ventas de $10 millardos anules. Y quiénes son los que consumen mayormente: los hombres. Hombres que ven a la mujer como un objeto sexual, cuya única función es la de complacer al hombre sexualmente. O simplemente tengamos en cuenta lo que las mujeres heterosexuales suelen decir acerca de sus parejas: "él sólo parece interesarse en su propio placer", "me siento usada", y así una buena cantidad de pensamientos que la mujer tiene. Con esto no quiero decir que todos los hombres son así, al contrario, sino alertar que los depredadores sexuales no son meras aberraciones en una cultura sexual saludable.
El lenguaje que los hombres utilizan para describir el sexo, especialmente cuando no hay mujeres presentes, es revelador. En los vestidores uno raramente los escucha preguntar sobre la calidad de sus experiencias emocionales e íntimas. Por el contrario, las preguntas son: "¿Conseguiste algo anoche?" "¿Te anotaste una?" "¿La cogiste?" En sus discusiones sobre el sexo, los hombres a menudo utilizan el lenguaje del poder -- control, dominación, obtención de placer.
Nosotras las mujeres debemos poner un límite en nuestras relaciones de pareja, es decir, aclarar todo aquello que no toleramos, dar a entender que nosotras al igual que los hombres, también sentimos y tenemos todo el derecho de trabajar, de estudiar, tener placer, ser respetadas y a tener o no una familia. Así es que mujeres, seamos firmes en nuestras metas, no dobleguemos nuestros sueños por un hombre; seamos auténticas y sobre todo LIBRES!!

1 Comments:

Blogger Gendorok said...

Cuidado con los novios que son perro al porno, hay algunos descarados que hasta tratan de esneñarte. Ahora si le das pauta para hacerlo, no se puede regañar mas adelante.

2:14 PM  

Post a Comment

<< Home